La Máquina

En la educación actual, se sigue descuidando a nuestro parecer toda la parte artística y creativa. Lo que de único hay en cada persona y su manera también única de expresarlo. Es un aspecto muy importante que ayuda a reforzar el desarrollo y aumenta la autoestima y  la seguridad en uno mismo. El teatro y la danza son medios de expresión artística ancestrales e incuestionables en otras culturas.

La danza permite trabajar la motricidad y aportar dinamismo a la vida sedentaria  a la que estamos sometidos. Desarrolla la creatividad y expresividad y físicamente trabaja la musculatura profunda aportando una colocación que servirá para toda la vida. La danza clásica es la madre del movimiento. Nuestro planteamiento es conjugar las bases de la danza clásica y la danza creativa para expresarnos artísticamente sin descuidar la técnica. Y así dar una base necesaria para desarollar cualquier tipo de movimiento.

El teatro es una herramienta fundamental de expresión y comunicación en un mundo de relaciones virtuales e incomunicación. La seguridad en la expresión, la libertad en el juego de la actuación, sin jucios ni imitaciones de lo preestablecido. Recuperar la espontaneidad, vencer la timidez, reforzar la autoestima, comprender y gestionar los sentimientos a través de personajes, ponerse en el lugar del otro, trabajar en equipo.

La máquina siempre está en movimiento.

El espacio

Un espacio diáfano para que convivan el teatro y la danza. Un pequeño espacio de exhibición con capacidad para 35 personas. Un lugar en el ensanche de Valencia para soñar.